La ‘next gen’ se disfrutará a lo grande. Las compañías de televisión saben que las futuras Xbox Series X y PlayStation 5 serán todo un aliciente para la compra de un nuevo televisor y gran parte de las características y tecnologías que se incluyen en los modelos más avanzados tienen ya su vista puesta en los jugadores.

¿Qué necesitarán tener estos televisores para disfrutar al máximo de la futura generación de consolas? Este es un repaso a las tecnologías que ya están disponibles en los televisores más modernos y que permitirán obtener la mejor experiencia de juego, sea en la elevada resolución 8K o en resolución 4K con la rápida tasa de refresco de 120fps.


HDMI 2.1 con certificación Ultra High Speed

Es la conexión más buscada. El puerto HDMI 2.1 es uno de los añadidos que necesitaremos si queremos jugar a la siguiente generación de consolas en su esplendor. Sin embargo, es importante destacar que no todos los puertos HDMI 2.1 son iguales. Y es que esta tecnología no está suficiente extendida y algunos modelos incluyen una implementación parcial; que permite aprovechar algunas ventajas pero no todas.

Mientras HDMI 2.0 permite una velocidad de transferencia de 18 Gbps, con HDMI 2.1 podremos alcanzar hasta 48 Gbps. Para asegurar esta velocidad deberemos contar con cables de alta velocidad con certificación Ultra High Speed.

Gracias al HDMI 2.1 podremos transportar señales de vídeo en resoluciones y frecuencias superiores a las habituales; desde 4K/120Hz, 8K/60Hz e incluso 8K/120Hz y 10K/120Hz, aunque estas últimas escapan incluso de la capacidad que prometen las próximas consolas. Sin HDMI 2.1, el televisor se verá limitado a jugar en resolución 4K a 60fps.

La certificación Ultra High Speed también incorpora la tecnología VESA DSC 1.2a, que permite transportar estas señales sin pérdida de calidad. Lo que nos lleva a la siguiente tecnología.

HDR y metadatos dinámicos

HDR

Estándares como Dolby Vision o HDR10+ se basan en los metadatos dinámicos. La ventaja es que estos HDR indican cómo debe ser la luminosidad, color y contraste en cada escena, a diferencia de los parámetros fijos que tenemos con HDR10.

La mayoría de nuevos televisores ya son compatibles con estos estándares avanzados, pero necesitaremos HDMI 2.1 para transportar los metadatos. No hará falta que sea Ultra High Speed, salvo en el caso que queramos asegurar su funcionamiento en 8K o 4K/120Hz y obtener una colorimetría en el espacio de color BT.2020 con codificación de 10, 12 o 16 bits.

VRR

La tasa de refresco variable VRR es una técnica muy interesante para jugadores y una de las tecnologías que más impacto podrá tener junto con la siguiente generación de consolas. La VRR ayuda a combatir defectos como el tearing y el stuttering; pequeños saltos en las imágenes que reducen la fluidez.

Las nuevas consolas han anunciado soporte para esta tecnología que ayudará a adaptar la fluidez y la tasa de refresco en cada momento. Una tecnología incorporada en algunos televisores con HDMI 2.1 y que permitirá obtener imágenes más fluidas, sin sobresaltos y con más detalle en aquellas escenas rápidas.

Nvidia G-Sync y AMD FreeSync

De manera equivalente a la tasa de refresco variable VRR, encontramos las tecnologías Nvidia G-Sync y AMD FreeSync, cuyo objetivo es precisamente el de mejorar la fluidez en los juegos.

En el caso de la tecnología de AMD, FreeSync nos promete una mejor reproducción de las imágenes HDR, donde el display tone mapping se integra al game tone mapping, para así reducir un paso y conseguir una mejor latencia. Por su parte, Nvidia G-Sync llega para intentar ofrecer “una experiencia fantástica sin fragmentación de la imagen, parpadeos ni retardos de entrada“.

Nvidia mantiene varias categorías para G-Sync, desde la compatibilidad estándar hasta la Ultimate, donde aseguran que se podrá reproducir el mejor contenido en HDR con más de 1.000 nits. Entre los televisores que mejor soporte ofrecen para esta tecnología están los últimos LG OLED 8K, con una reciente actualización para ofrecer compatibilidad con las nuevas GPU RTX de la serie 3000.

ALLM

Allm

Otra tecnología incluida en la especificación completa de HDMI 2.1 es ALLM (Auto Low Latency Mode). La latencia es el tiempo que transcurre desde que le decimos a la consola que haga un movimiento hasta el instante en que la respuesta se reproduce en la pantalla.

Algunos televisores de gama alta de compañías como LG o Samsung incorporan esta tecnología, que permite activar el modo de baja latencia de manera automática cuando el televisor detecta que es necesario. En conclusión, ALLM permite que el televisor nos ofrezca una mejor latencia. Sin embargo, es interesante señalar que consolas como PS5 no hacen mención específica al soporte de ALLM.

QFT y QMS

Dos tecnologías asociadas al HDMI 2.1 que también pueden interesar a los jugadores. QFT (Quick Frame Transport) y QMS (Quick Media Switching). El primero de ellos contribuye a reducir el tiempo que es necesario para transportar la señal de vídeo desde la fuente hasta el televisor, mientras que el segundo favorece la capacidad de modificar la señal de reloj y volver a sincronizarse. Dos tecnologías que por si solas no creemos que puedan impactar significativamente pero que ayudan de manera general a reducir la latencia del televisor.

Procesamiento de imagen y escalado

Los mejores televisores no son los que tienen solo el mejor panel, también los que logran procesar la imagen mejor. Ocurre algo similar a las cámaras de los móviles; no solo importa el sensor, el procesador es clave. Es el caso de fabricantes como Sony con su chipset X1 Extreme 4K HDR (que próximamente debería actualizarse) o el Alpha 9 Gen 3 de LG introducido en sus OLED de 2020. Con estos chipsets lo que logran los televisores es que una fuente más sencilla ofrezca un mayor nivel de detalle. Este procesador será también el responsable de “escalar el contenido” y por ejemplo si el televisor es 4K, intentar ofrecer una resolución similar aunque el juego lo estemos reproduciendo en 1080p.

Dlss On

No sería extraño que durante los próximos años los fabricantes de televisión nos expliquen que el procesado de su buque insignia es capaz de extraer el máximo partido a los juegos y escalarlos con el mejor resultado posible.

Adicionalmente también encontramos tecnologías como el supermuestreo de deep learning (DLSS) de NVIDIA, donde utilizan núcleos de procesamiento de las GPU GeForce para aumentar la configuración y poder jugar en resoluciones 8K. Esta tecnología no se encuentra en el propio televisor, pero sí es equivalente a lo que los fabricantes pueden incluir en las teles más avanzadas.

Calidad de imagen: 8K, panel nativo 120 Hz y OLED

Lg 8k Oled Nvidia

Cuanto mejor sea la tele, mejor se verán los juegos. Más allá de las tecnologías específicas para intentar sacar el máximo partido a las consolas hay una cosa clara; si el televisor es bueno, los juegos tendrán mejor aspecto.

Aquí entran muchos factores, desde la elección del panel hasta el procesado del televisor del que hablábamos antes. Entre las recomendaciones podemos hablar que tengamos un panel nativo 120 Hz, que sea un panel OLED o que disponga de retroiluminación FullArrayLED.

Sobre la resolución 8K hay todo un debate alrededor. Los televisores 8K ya están aquí y en los modelos de gran pulgada (>75″) puede ser interesante si queremos obtener el máximo nivel de detalle. Dicho esto, cabe apuntar que la nueva generación de consolas estará preparada para jugar en 8K, pero no esperemos obtener la máxima fluidez.

Y si nos fijamos en el futuro más lejano, más allá de PS5 y Xbox Series X, nos adentramos en el terreno de DisplayPort 2.0, con anchos de banda de hasta 77,4 Gbps, soporte para resolución 16K y color de 30 bits.

HDMI eArc

Sony Zh8

El sonido es un componente clave para tener una gran experiencia con los juegos. Y si queremos extraer el mejor sonido de la nueva generación de consolas necesitaremos HDMI eARC, más teniendo en cuenta que Xbox Series X no dispondrá de un puerto de salida óptica para el audio y todo derivará a través del puerto HDMI.

HDMI eARC es necesario para poder enviar contenidos con Dolby TrueHD, Dolby Atmos, DTS Master y DTS:X, los formatos de sonido de más calidad en el mercado. Si nuestro televisor no cuenta con un puerto HDMI compatible con eARC, el sonido que obtendremos de las consolas no podrá mostrar todo su potencial.

Modo para juegos y baja latencia

Subzero

La mayoría de televisores incluyen un modo específico para jugar. Con este modo juego lo que consiguen es reducir la latencia al máximo, sacrificando otros apartados que intentan mejorar la calidad de imagen. Con el paso de los años, la calidad de este modo de juegos ha ido mejorando y ya es habitual encontrar latencias por debajo de los 15 milisegundos en algunos modelos de televisión.

Son cifras que ya ofrecen una buena experiencia, pero siguen estando lejos de los monitores. En esta dirección, esperamos que los fabricantes de televisión continúen invirtiendo sus esfuerzos en producir televisores con modos de juego más efectivos y reduzcan la latencia general del televisor. Porque a nivel de calidad de imagen los televisores son el mejor dispositivo para jugar, pero incluso en los modelos más avanzados sigue habiendo todo un camino por recorrer.

En Xataka | La pelea de LG y Samsung por definir qué es 8K real: la polémica con la modulación de contraste


La noticia

Qué tecnologías necesitará tu nuevo televisor para jugar en 8K o 4K/120 fps y extraer todo el partido a la ‘next-gen’

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Enrique Pérez

.

Published On: septiembre 9th, 2020 / Categories: Noticias, Xataka /

Recibe nuestras últimas noticias .

Te enviaremos las últimas noticias gratuitamente.

    Consulta nuesta política de privacidad aquí.