Google corta las alas a la industria de las webs de calumnias alterando su algoritmo para que no aparezcan en las búsquedas

El Internet estadounidense cuenta desde hace años con un particular género de sitios web que mueve grandes cantidades de dinero: las webs de calumnias, usadas impunemente para difundir toda clase de falsas acusaciones contra los enemigos (ex-jefes, ex-parejas, etc) de sus usuarios.

En muchos casos, esas webs se presentan como un ejercicio de ‘responsabilidad ciudadana’ que tratan de avisar al público sobre supuestos drogadictos, estafadores o pederastas. Luego, esas calumnias empiezan a aparecer en los primeros puestos de Google cuando alguien busca el nombre de las personas calumniadas…

…y éstas últimas se ven obligadas a pagar grandes cantidades a esas webs para que acepten retirar las publicaciones.

En definitiva, un negocio lucrativo para las webs de calumnias (y la pequeña industria de intermediarios creada en torno a ellas), y una experiencia devastadora para muchas de sus víctimas. Una que Google ha decidido cortar ahora de raíz.

Un cambio que empieza a (no) ofrecer resultados

El buscador reacciona así a una serie de artículos recientes publicados por el New York Times en los que se documentaba cómo Google se había convertido, involuntariamente, en una pieza fundamental de esta creciente industria de la difamación online.

Así que la compañía ha anunciado un cambio en su algoritmo de búsquedas con el fin de que los resultados de esas webs calumniadoras (como PredatorsAlert.us, BustedCheaters.com, BadGirlReport.date, PervertReport.com, etc.) dejen de aparecer en búsquedas de nombres de personas.

Ya antes habían optado por reducir la visibilidad de estas páginas intentando que no salieran en los primeros puestos de los resultados, pero eso había sido de poca ayuda para aquellas personas sobre las que hubiera poca información legítima online.

Ahora, Gogle ha creado un registro de ‘víctimas conocidas’, tanto de estas páginas como de casos de ‘pornovenganza’, para filtrar las búsquedas relacionadas con sus nombres. Según el NYT, que elaboró una lista de 47.000 personas afectadas por estas webs, al volver a buscarlas han apreciado la diferencia en los resultados con respecto a anteriores intentos.

Un cambio, también, en el papel de Google

David Graff, vicepresidente de confianza y seguridad en Google, afirma que “no es una solución perfecta, pero debería tener un impacto significativo y positivo. No podemos vigilar la web, pero sí ser responsables”.

Hubo un tiempo en que Google pretendió ofrecer, sencillamente, un reflejo imparcial de la realidad de Internet, y se enorgullecía de no alterar los resultados de las búsquedas: hace una década, incluso, aún se resistía a suprimir resultados vinculados a casos de pornovenganza.

Aunque aceptaron suprimir contenidos afectados por reclamaciones de copyright, en 2014 aún se resistían a la implementación del ‘derecho al olvido’ aprobado por las autoridades europeas. Sin embargo, en los últimos años, ante la creciente polémica en torno a las ‘fake news’, Google parece haber aceptado jugar un papel más activo a la hora de dar forma al reflejo de Internet que ofrece su buscador.

Vía | NYT


La noticia

Google corta las alas a la industria de las webs de calumnias alterando su algoritmo para que no aparezcan en las búsquedas

fue publicada originalmente en

Genbeta

por
Marcos Merino

.